v. 3, n. 1 (2010)


Capa da revista
Visité Boavista y Pacaraima y la UFRR en abril 2012 en el marco de un viaje intelectual por 100 ciudades de Nuestra América. Venía desde Manaus, seguía hacia Puerto Ordaz. Allí tuve oportunidad de conocer y dialogar con nuneros@s colegas y estudiantes que trabajaban en ciencias sociales y humanidades, sobre temas internacionales, indígenas, educacionales, ambientales, del turismo, históricos, antropológicos y sociales, entre otros. Conocí igualmente del interés por los estudios amazónicos y por los contactos con Venezuela, Guyana y Surinam. En relación a estos elementos tuvimos oportunidad de dialogar sobre las formas y expresiones de la interdisciplina. Desde hace algún tiempo, se ha venido dando cada vez más importancia a la necesidad que l@s estudiantes universitar@s comiencen a desenvolverse en la pesquisa lo más temprano posible, cosa que significa igualmente participar de encuentros académicos y escribir trabajos, algunos de los cuales merecerán ser publicados. Universidades, instituciones de apoyo a la pesquisa y redes intelectuales han asumido la necesidad de crear espacios (certámenes, concursos, becas, revistas, distinciones) que permitan a estudiantes ir desenvolviendo y mostrando su interés y capacidades por la pesquisa. En este sentido es clave igualmente que quienes estudian en las universidades y otras instituciones de educación superior inicien desde muy temprano los contactos intelectuales con gente de otras casas de estudio de su región y mucho más allá, para lo cual el aprendizaje de idiomas (“linguas francas” de la academia mundial e idiomas de los países mas cercanos) y de los códigos del intercambio intelectual (honestidad, reciprocidad, tolerancia, entro otros) son elementos decisivos. 1 Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile, Internacional del Conocimiento, eduardo.deves@usach.cl
El Brasil se ha dado inicio, desde hace algunos años, al programa de apoyo a la pesquisa desde la graduaçao, que es una iniciativa que debe inspirar a otros lugares de la región. Restados, universidades, academias, redes pueden potenciar este tipo de instrumentos. La red Internacional del Conocimiento está llevando a cabo un programa de incentivo a los viajes intelectuales de estudiantes, motivándoles para que en numerosos lugares puedan constituirse comitivas, normalmente orientadas por docentes, de modo que grupos más o menos grandes de estudiantes puedan concurrir a encuentros académicos a ciudades más o menos lejanas y de otros países. Esta revista, abierta a estudiantes de diversos lugares puede constituir un lugar de encuentro y como señala el director, Américo de Lyra: Desejamos acesso livre ao conteúdo e, a partir da revista, estabelecer um diálogo produtivo com outros estudantes e pesquisador@s usando a tecnologia a nosso favor. Queremos integrar conhecimento através da produção de saberes. El Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago y la red Internacional del Conocimiento desean participar de estas iniciativas donde la colaboración intelectual entre personas e instituciones posibilite aumentar la cantidad y la calidad de nuestro quehacer colectivo, pero también abra nuevos temas y se ocupe de la pertinencia. Quiero decir con esto que, si puede hablarse de agendas intelectuales en nuestra región, estas han sido principalmente confeccionadas desde las capitales y algunas ciudades muy importantes. No quiero decir que hayan silenciado a otras comunidades intelectuales, sino simplemente que otras van adquiriendo voz para expresar sus temas y sus intereses de pesquisa. Esto es algo particularmente atrayente para quien se ocupa de la diversidad ambiental de la intelectualidad de nuestra América, de la variedad de sus expresiones y cuyos viajes tienen por objetivo, entre otros, el relevar estas expresiones y coordinarlas, potenciando un desarrollo más alto. Saludo la re-aparición de esta revista y saludo la incorporación de nuevas personas al quehacer intelectual de nuestros pueblos.

Eduardo Devés-Valdes